Palmas y compás

Palmas y compás


Palmas y compás



La percusión corporal es el primer instrumento utilizado por el ser humano primitivo. Las palmas se han convertido a lo largo de los años en uno de los signos distintivos más representativos del flamenco. Esta forma de acompañamiento rítmico, junto con el realizado por los golpes de nudillos en la madera de mesas y barras, fue el originario en los comienzos de este arte, mucho antes de que se empezaran a usar el cajón y otros muchos instrumentos de percusión que se emplean hoy en día.

El dominio básico de esta forma de acompañamiento y el conocimiento de los diferentes ritmos, son base fundamental tanto para bailaores, cantaores, guitarristas y percusionistas, por lo que constituye un complemento ideal y esencial en su formación. Los palmeros que acompañen cante, baile o toque tienen que controlar permanentemente los siguientes aspectos: mantener el compás, acompañar las letras con palmas sordas o sonoras según se precise, dar respuesta al cante o al baile, contestación de los tercios, acompañar las escobillas y acelerandos (subidas de tempo) del baile, acompañar las diferentes falsetas de la guitarra, y también remarcar los remates y los cierres. De ahí que el aprendizaje de las palmas requiera de mucha práctica y tiempo, no solo saber los ritmos. Estos son los objetivos a trabajar en este taller.

Imparte Dani Peña. Taller intensivo mensual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies